Evitar transmitir nuestra ansiedad

Dana Lane
January 25, 2023
10 min de lectura

Hay evidencias de que los hijos de padres ansiosos son más propensos a mostrar ansiedad, que puede ser una combinación de factores de riesgo genéticos y comportamiento aprendido.

¿Que pasa si, a pesar de nuestras buenas intenciones, hacemos que nuestro estrés se transmita a nuestros hijo? Lo principal es que, si estás lidiando con la ansiedad y comienzas a notar que tu hijo muestra un comportamiento ansioso, no debes sentirte culpable. Pero hay estrategias que son importantes para evitar que esto no empeore. El conocimiento y aprendizaje temprano de estrategias para afrontarlo pueden ser muy útiles.

Maneja el estrés con atención plena

Cuando estas luchando por controlar tu ansiedad, puede ser difícil transmitir sensación de calma a tu hijo. Cuando estamos ansiosos, comenzamos a preocuparnos por lo que sucederá en el futuro, todos los "qué pasaría si". Para evitar quedarse atascado preocupándose por el futuro, intenta practicar la atención plena, una técnica para concentrarse en el presente. Aquí hay dos técnicas comunes de atención plena que puedes probar:

- Aprieta los músculos : comienza con los dedos, selecciona los músculos y aprieta con fuerza. Cuenta hasta cinco. Relájate y nota cómo cambia tu cuerpo. Repite el movimiento para mover su cuerpo hacia arriba.

-  Respiración abdominal : Coloca una mano sobre tu estómago y la otra sobre tu pecho. Inhala lentamente desde tu vientre (infla como un globo) y exhala lentamente (aprieta).

La práctica regular te ayudará a usar estas técnicas de manera más efectiva cuando realmente lo necesites y puede ayudarte a sentirte más relajado en general.

Conoce qué te lo provoca

Tienes que ser consciente de lo que está causando tu ansiedad. Si bien es inevitable experimentar ansiedad a veces, también podemos empeorarla al ceder a ella. Es una buena idea establecer límites sobre cuándo y cómo te vas a involucrar en cosas que pueden desencadenar tu ansiedad.

Si tu ansiedad es severa y practicar la atención plena y establecer tus propios límites no ayuda, es una buena idea consultar con un profesional de la salud mental. Un experto puede ayudarte con un enfoque de manejo del estrés adaptado a tus necesidades específicas. Cuando aprendas a vivir con estrés, a su vez le estarás enseñando a sus hijos, quienes siguen tus señales, de cómo manejar situaciones de incertidumbre o duda.

Puedes ser transparente  

Si bien no quieres que tu hijo sea testigo de cada momento de ansiedad que experimentas, tampoco tienes que reprimir tus emociones todo el tiempo. Está bien, incluso es saludable, que los niños vean a sus padres lidiar con el estrés de vez en cuando, pero debes explicarles por qué estás reaccionando de la manera en que lo haces.

Si sentimos que tenemos que proteger constantemente a nuestros hijos para que no nos vean tristes, enojados o preocupados, entonces sutilmente les estamos enviando el mensaje de que no tienen derecho a sentir, expresar o controlar esas emociones. Y luego también les mostramos que es imposible lidiar con ellos cuando suceden.

Haz un plan

Piensa de antemano en estrategias para hacer frente a situaciones específicas que te provocan estrés. Incluso puedes involucrar a tus hijos en el programa. Si te preocupa si su hijo estará o no listo para acostarse en un tiempo razonable, habla con él sobre cómo puedeis trabajar juntos para manejar mejor esta transición estresante. Tal vez puedes idear un plan que le dé puntos de bonificación por completar su rutina nocturna sin ir en contra de su rutina de acostarse. Estas estrategias se deben usar con moderación, pero verte implementar un plan para suprimir ciertos momentos de ansiedad le enseñará que el estrés se puede tolerar y controlar.

Saber cuando parar

Si sabes que una situación te está causando un estrés excesivo, puedes planificar con anticipación cómo salir de la situación para que tu hijo no la perciba como insegura. En general, si sientes que estás preocupado por tu hijo, intenta tomarte un descanso. Salir a caminar, tomar un té, tomar una ducha o simplemente salir y respirar puede ayudarte mucho.

Encuentra un sistema de apoyo

Tratar de ser padre mientras luchas con tu salud mental puede ser difícil, pero no tienes que hacerlo solo. Aquí tenemos nuestro programa de Apoyo Parental para ayudarte y recuerda rodearte de personas que te refuercen en tu día a día.

María Dominguez
Coordinadora Clínica
Comparte este artículo
Guía de salud

La voz de los expertos

Nuestro equipo de psicólogos acreditados ha creado toda una guía para ayudarte con todas tus dudas sobre salud femenina. Somos expertos en cada una de las etapas por las que las mujeres pasamos a lo largo de nuestra vida. Apoyamos a nuestras pacientes para superar la ansiedad, el miedo, el duelo y la pérdida, el bajo estado de ánimo o el estrés.

La consecución de metas vitales es crucial para la salud mental y el bienestar en mujeres. Al perseguir objetivos significativos, se promueve un sentido de propósito y logro. La consecución de metas proporciona un marco estructurado que nutre la autoestima y la confianza, contribuyendo a una percepción más positiva de nosotras mismas. La satisfacción derivada de logros personales y profesionales fortalece la salud mental, estableciendo un equilibrio emocional que repercute positivamente en la calidad de vida general de las mujeres.
Superar una pérdida significativa puede ser un proceso muy doloroso. El proceso de duelo tiene una serie de fases que suelen darse en estas situaciones y en las que puede resultar abrumador lidiar con la tristeza, la confusión y los desafíos emocionales. Esta guía ofrece consejos prácticos para navegar cada paso del proceso de duelo y, eventualmente, alcanzar la aceptación. Aunque asociemos el duelo a la muerte de un ser querido, también es común experimentar estas fases ante una ruptura amorosa, la muerte de una mascota, o la pérdida de cualquier tipo de vínculo significativo para nosotras.
Más allá de querer bajar de peso, verse delgada frente a un espejo, o comer de más cuando se tiene un mal día, existe un significado mucho más profundo. En este caso, emociones mal gestionadas que ocupan un lugar en el cuerpo. La comida en muchos de los casos, funciona como una cortina de humo que no nos deja ver el verdadero problema: una situación muy dolorosa o alarmante que la persona no ha podido poner en palabras.

Suscríbete a nuestra Guia de Salud

Te mantendremos informada sobre todo lo que tiene que ver con la tu salud mental.

Te acabas de suscribir.
Parece que algo ha ido mal, intentelo de nuevo